lunes, 23 de julio de 2012

Ruta Suicida

En 1977, Clint Eastwood dirigía y protagonizaba un triller policíaco en el papel de un rudo y alcohólico inspector de policía que intenta, al principio usado como cebo y más tarde apoyado por una perspicaz e inteligente prostituta, (Sondra Locke), desentramar y desmontar los entresijos corruptos de su comisario y jefe superior con la mafia local de Phoenix. Juntos, emprenden una "ruta suicida" desde las Vegas hasta esta ciudad, hostigados por la propia policía que trata de eliminarles constantemente. Nuestro protagonista, desde un principio engañado y hostigado por sus propios compañeros, termina entrando en razón para darse cuenta de que lo único que persiguen es eliminarle a el y a su femenina compañera. 




Algo parecido lleva sucediendo desde hace décadas en este país de mafiosos políticos, empresarios y constructores, que unidos en un único fin de enriquecimiento personal, han conducido a toda una nación a la ruina y a la quiebra económica, engañando al pueblo con falsos y ficticios sueños de crecimiento, mientras iban socavando los cimientos del futuro estado de bienestar. En este caso, el pueblo y el 99,9% de la población son la víctima del escarnio, el robo y la conspiración. Cada ladrillo o cada urbanización construida en nombre del progreso económico, han significado un mordisco voraz al  progreso y a la cultura, un atentado a la calidad ambiental, turística y paisajística de nuestra geografía, y un retorno al caciquismo más abyecto. Hoy en día, ha quedado finalmente confirmado que la casta de políticos que se mantienen en esta obsoleta e injusta estructura de poder neofranquista, son la peor basura que existe. Los nuevos recortes, han dejado ya en completa evidencia y ridículo espantoso a la derecha fascista que ostenta ahora el poder, pues ha seguido demostrando que le importa un pimiento la sociedad y seguirá adelante en esta Ruta Suicida que ella misma empezó a crear a finales de los años 90 del siglo pasado. A pesar de que la mentira es monstruosa e inabordable, aún tratan de seguir escurriendo el bulto acusándose entre ellos, en una oposición más que pactada entre los dos principales partidos, mareando y desviando la atención pública acerca del verdadero problema, de la génesis o foco de esta crisis nacional. Normal por otra parte, pues ellos mismos son los que se han lucrado, y el PP el que más, con los mayores casos de corrupción urbanística en las autonomías gobernadas por este ignominioso nido de serpientes políticas, Murcia y Valencia.



Este país, al que se le ha concedido una, en palabras del estúpido barbudo, "línea de crédito" para sanear los agujeros financieros de las principales cajas de ahorros que se volcaron en su momento en los brazos de la construcción y el dinero rápido, que ve hoy como el fuego devora su territorio amenazado por el cambio climático, que se encuentra ensuciado por millones de viviendas vacías y horrendas promociones por todas partes, que cuenta además con inoperantes infraestructuras puestas en marcha por la infinita codicia de magnates y sus esbirros políticos, es una auténtica fantochada y una burla a la democracia, que sólo existe como concepto obsoleto y sueño homérico. También lo es en el resto de Europa, pero al menos allí, existe un poco más de sentido común y sus dirigentes se preocupan en disimularlo algo más. España, por el contrario, es el país de la mofa y la fanfarria, del cachondeo padre, del todo vale. Un país donde ahora empiezan a venir las mafias rusas para seguir especulando con tanta vivienda vacía casi regalada por los bancos. Es el país de los mequetrefes, del pícaro, de la oportunidad especulativa. El país de los casinos y el Eurovegas. Ese es el legado que nos han dejado 15 años de unos gobiernos monstruosos que han seguido la senda globalista y sistémica marcada desde arriba, expoliadora de la riqueza en efecto y de recursos humanos en su defecto, pues toda mente pensante, consciente y válida, con un mínimo de moral y sobretodo, de sentido común, ha salido y sigue saliendo de aquí tomando las de Villadiego. Porque esto no ha hecho más que empezar y es tan sólo el principio del declive, por más que el ministro de economía siga insistiendo en que este es un país con capacidad de crecimiento competitivo.


El cacique Luis de Guindos parece querer promover una competitividad a cualquier precio.

En las mentes abyectas y esclavistas de estos políticos que han decidido acabar con las clases medias para seguir conservando sus privilegios económicos, hay sin embargo macabras intenciones, que no por insanas, dejan de tener cierto sentido. En el fondo son negreros integrantes de una estafa piramidal y oligárquica a nivel global, personajes sin empatía ni humanidad alguna, que siguen adelante con su plan de dominio y látigo capitalista a cualquier precio. ¿Por qué no iban a hacerlo, si les escudan y protegen unos mercados y una economía de libre mercado aún más negrera, injusta, usurpadora y destructiva a nivel mundial? ¿Y en el caso en el que España fuese realmente intervenida por la Troika y se pusiese a un tecnócrata al mando del país, que cambiaría? Seguirían manteniéndose los cargos políticos, rotándose, como así ha sido costumbre legislatura a legislatura, o se les quitaría de en medio a cambio de generosas prebendas y jugosas jubilaciones. O sino, que importa, ya han robado lo suficiente para vivir ellos, sus hijos y los hijos de sus hijos.




¿Y el pueblo? El pueblo sigue con los ojos como platos, indignados unos, resignados los otros y jodidos la mayoría. Incapaces de acción colectiva por décadas de estupidización masiva. La realidad es que la deshumanización es además imparable y las sociedades son cada vez más inútiles y dependientes, y sus lazos relacionales son cada vez menos estrechos y más difusos. Como bien dicen y alertan algunas personas que aún reflexionan, tanta tecnología sólo ha servido para aislar más y más al individuo, generándole más minusvalías mentales, cortándole los brazos y las piernas, desinflando su espíritu de lucha para imponerse a esta dictadura global de unos pocos. No habrá una segunda toma de la Bastilla, siento decirlo. Dentro de unos pocos días, Los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Otra magnífica oportunidad para adormecer a la masa y seguir adelante con la agenda de acontecimientos que oprimen la libertad, lenta e inexorablemente, imponiendo democracias que no lo són por todo el planeta. La chispa detonante, un más que probable atentado de falsa bandera, como los producidos por los servicios de inteligencia sistémicos ( CIA, Mosad, MI6) en Nueva York, Madrid o en los metros de la propia City londinense en julio de 2005. El objetivo y falso culpable, Irán. Ya toca. Tras las sangrientas intervenciones de la OTAN en Libia y Siria, se les ha acabado el crédito para seguir generando conflictos. Ahora sí, sálvese quien pueda y tomen vericuetos para salir como sea posible de esta Ruta Suicida dibujada por el capitalismo inhumano y depredador.

Así funciona el sistema, una auténtica estafa piramidal.


martes, 17 de julio de 2012

Madagascar y la extinción

Acabo de ver una de tantas noticias que aparecen cada día en los medios de comunicación, pero esta al menos, ha conseguido estremecerme el corazón. Afortunadamente, la mayoría de lo que leo, me la trae sin cuidado y cada vez me importa menos. Y es que todo lo relacionado con la estupidez y la barbarie humana, ha pasado de importarme poco, a no importarme nada. Me da asco la raza de la que, desgraciadamente, formo parte, aunque sin integrarme demasiado en su absurda y asquerosa dinámica y mecanismos de vida en sociedad. No me importa leer que la crisis es cada día más grave, que la gente pasa penurias de todo tipo o que se cometen crímenes o asesinatos por todas partes, es más, me consuela saber que el ser humano se aniquila entre sí, se pudre y se hunde cada día más en una espiral de oscuridad y muerte, pues es como una plaga cancerígena cuya única finalidad y propósito parece ser el de desaparecer. Bien, sea.


¿Qué coño miras y que haces en mi territorio? ¡déjame vivir en paz, maldito hijo de puta!


Pero cuando leo que el Lémur de la isla de Madagascar está a punto de extinguirse y que tan sólo quedan un 10% de bosques vírgenes e inalterados a causa de la deforestación, siento un asco en mis entrañas, humanas, difícilmente superable. Cuando me entero de que el 91% de las especies endémicas de esta maravillosa y recóndita isla del Océano Índico, que creía más o menos a salvo de la porquería del hombre, se encuentran en peligro de extinción, siento ganas de vomitar y vengar a los pobres animales, que no tienen la culpa de nada y están condenados a una muerte más que segura. Cuando en definitiva veo, que estas noticias pasan sin pena ni gloria por la prensa y son retiradas de la portada al cabo de unas pocas horas, en un ejercicio de manipulación o vergüenza ajena de los propios periodistas o cúpula de decisión de la propia agencia de noticias, me entran ganas de llorar y gritar, pues no puedo dejar de sentir por ello, y por ellos y su destino, los animales, la mayor de las impotencias. Si hay un ser sobrante en este planeta, que no ha aprendido ni aprenderá a vivir en paz y equilibrio con sus semejantes, ese es el repugnante humano, capaz de las peores atrocidades y hacedor del mal absoluto. Quizás estas noticias no representen nada, sentimentalmente hablando, para la mayoría de aceleradas existencias de hombres y mujeres que infestan el planeta, pero a mi me destrozan el corazón y la esperanza. 


Madagascar en 1995


Así que seré positivo. Puede que esta sea una llamada de auxilio y un mensaje personal de aquellos a los que considero verdaderamente mis hermanos, y que no son precisamente mis semejantes, a causa de sus asquerosas acciones y latrocinios diarios. Puede que este sea el camino que deba seguir, y dentro de unos años sea yo noticia, por empuñar una lanza y permanecer aislado y en actitud hostil en cualquier último reducto de biodiversidad de la tierra, en defensa de lo que considere mi nuevo hogar y mi nueva familia, integrada por seres mucho más puros y mejores que yo. "El salvaje", de Aldous Huxley, ¿Les suena?. Francamente, no sé si mereceré algún día tal honor, pero hoy por hoy, no atisbo una muerte más honrosa y heroica que la de morir por esta buena causa.

sábado, 14 de julio de 2012

Luchar contra el sistema

Después de múltiples manifestaciones, he comprendido finalmente que de poco o casi nada sirve salir a la calle a protestar, enfrentándose a los peligrosos y descerebrados antidisturbios. Al sistema, estas muestras de enfado popular y callejero, apenas le afectan o hacen daño, y lo único que se consigue con ello es legitimizar la violencia de las fuerzas del orden público. Violencia para la cual, están entrenadas, acostumbradas y hasta deseosas de poner en práctica. Basta un grupo reducido de antidisturbios, para hacer correr y disolver a porrazos y pelotazos a toda una marea de quejumbrosos y enaltecidos revolucionarios, al menos, aquí en España. Luchar mediante la fuerza, sin armas en las manos, es casi imposible e improductivo.


video
Carga policial y momentos de tensión, vividos ayer entre la calle Ferraz y Marqués de Urquijo.


Sin embargo, las manifestaciones seguirán siendo necesarias, aunque sólo sea para crear tensión y tratar de despertar a una todavía mayoritaria masa de borregos resignados y consumistas. Ejemplos cómo el de ayer tarde en Madrid, en el que de 1000 voces clamando contra la oligarquía, pasamos a ser cerca de 10.000 a lo largo de la tarde, son un claro ejemplo de que la gente comienza a despertar y algunos están ya muy cansados de seguir tragando con la bazofia e impositiva dictadura capitalista que trata de imponernos a la fuerza esta partidocracia.  Pero el concepto del capitalismo, es incapaz de sobrevivir si no es apoyándose en un consumo masivo, que es la verdadera gasolina y el alimento genuino del sistema. Si el consumo decae, el sistema tiembla, los bancos quiebran y los oligarcas se estremecen, pues viven como parásitos de este cancerígeno fenómeno. Posiblemente y gracias a ello, la subida del IVA que entrará en vigor el próximo septiembre, termine convirtiéndose en un suicidio y en un arma de doble filo, significándose a la larga en una quiebra masiva de la banca y en una más que segura segunda intervención económica. Un pueblo escarnecido y empobrecido, ya no podrá ni querrá seguir pagando. Precisamente en la ausencia de consumo y en la desobediencia civil a largo plazo, se encuentran las pautas para derrocar a los estafadores que siguen gobernando con total impasibilidad e impunidad:


1) Lo primero que hay que hacer es sacar inmediatamente todo el dinero de los bancos. Estos juegan con el mismo para especular y roban y cobran comisiones constantemente. Además, con los tiempos que corren, el dinero está más seguro en casa o enterrado en el campo. Los bancos son sólo los intermediarios de los usureros tecnócratas que pretenden esclavizar a la raza humana. Hay que acabar con su herramienta expoliadora.

2) Sacando el dinero de los bancos, podremos proceder a la segunda acción, que consistirá en la finalización del pago de impuestos y tributos al estado. No se pagarán las multas, ni las facturas, ni la hipoteca del piso. Y por supuesto, se acabó el hacer la declaración de la renta. Sin dinero en la cuenta, no podrán embargarla. Si se hace esto a gran escala, el proceso será imparable, y no habrá policía suficiente en el mundo para desahuciar pisos o embargar bienes.

3) Consumir lo justo y necesario, pues de este modo no sólo seremos más felices, menos materialistas y menos dependientes, sino que le daremos en toda la boca a las grandes corporaciones y multinacionales y a la gentuza que las dirige, que se hundirá en la miseria desapareciendo su razón de ser. Y esto tan sencillo cómo dejar de usar el transporte privado si no es estrictamente necesario o no hacer apenas uso del teléfono móvil, comprar menos ropa y en definitiva, menos mercaderías innecesarias que se acumulan en los hogares o terminan contaminando el medio ambiente.


Si todos tuviésemos la genial idea de poner en práctica estas 3 medidas, aunque sólo fuese durante una semana, el sistema se desmoronaría y el poder se inclinaría ante el pueblo, con toda seguridad, con servilismo, humildad y el orgullo por los suelos. El pueblo tiene el verdadero poder en sus manos, pero aún no lo sabe. Es la falta de conciencia la que permite que estos sátrapas sigan adelante con su barbarie, conduciéndonos a todos a un final trágico si no se remedia este esperpento con prontitud.




De todas maneras, la historia sigue su curso, y de seguir consumiendo a este ritmo, la globalización económico- competitiva terminará engulléndonos a todos en un pozo sin fondo de miseria, pues los recursos son limitados. Pasará antes o después, de nosotros depende, pero quizá, si esperamos a que ocurra por ley natural, sea demasiado tarde para volver atrás y entremos en una espiral de guerras y violencia como jamás hayamos visto. El sistema es un muerto viviente, que seguirá alimentándose de lo que sea, incluidas vidas humanas para subsistir. La cuenta atrás hace mucho tiempo que empezó, pero el mundo sigue sin querer abrirle los ojos a una realidad que es terriblemente incómoda e incierta, porque  no nos  depara nada bueno. Paremos esto entre todos, aún estamos a tiempo de evitar un cataclismo económico, social, y lo que es más grave, ecológico, o al menos, atenuarlo.

viernes, 13 de julio de 2012

Viernes 13, viernes de terror

Parece que hoy se han reunido los caciques que gobiernan España de forma ilegítima, o legitimados por un gobierno que no es democrático. Lo han hecho en la Moncloa, vigilados por nuestro monarca absoluto, matarife de elefantes, quien ha tratado inutilmente de quitarle hierro al asunto de los recortes y la gravísima situación económica que atraviesa el pueblo español, que no sus dirigentes. Don Juan Carlos, según esgrime la noticia en un importante medio de comunicación, "ha recibido de varios ministros información sobre la situación del país". Como de costumbre, se vuelve a manipular la información, y nos hacen creer que el rey es un pobre inocente que vive ajeno a lo que está ocurriendo a pie de calle. 

Reunión de mequetrefes en el Palacio de la Moncloa. Hoy, la palma se la lleva el cacique Don Luis de Guindos (derecha), por su altiva y garbosa pose. El señor Arias Cañete (segundo por la izquierda) no se queda corto tampoco. Nuestra eminencia en medio ambiente, alargará hoy las concesiones a viviendas construidas en la playa, reducirá la protección en las rías de 100 a 20 metros y facilitará la instalación de chiringuitos en la costa, contribuyendo a destruir un poquito más el ya escarnecido medio ambiente y paisaje del litoral.


Probablemente así se desea que parezca, pues sus declaraciones rayan la ironía más maquiavélica:

"Pienso particularmente en los jóvenes y en quienes sufren cada día la desazón por la falta de empleo y de perspectivas de futuro", ante la "coyuntura económica particularmente complicada, tanto a escala española como europea, que exige mucha firmeza y determinación...la sociedad española es madura y sabe responder con responsabilidad, solidaridad, templanza y espíritu de sacrificio cuando las circunstancias lo exigen". A lo que ha agregado: "No nos faltan experiencia ni ejemplos de superación en la historia de nuestra Nación".


¿Firmeza y determinación? ¿De quién, de aquellos que han generado esta crisis con su repugnante codicia? Si, es posible, pero firmeza y determinación para seguir manteniendo el mismo status quo. Firmeza para refundar el capitalismo y salvar los instrumentos que han hecho posible que lleguemos a esta situación de penuria, dando de comer a la banca, que si vuelve a emitir crédito (cosa dudosa), será para volver a robar al pueblo. El ciclo se repite y se repetirá, antes de que el sistema colapse.

¿Responsabilidad, solidaridad, templanza y espíritu de sacrificio cuando las circunstancias lo exigen? Claro que sí, el pueblo siempre estará dispuesto a poner la otra mejilla para recibir la bofetada de la oligarquía que le gobierna, para poner el culo otra vez ante un estado ruin y monstruoso, cuya maquinaria y pautas de funcionamiento están acabando con las pocas libertades que nos quedan. Circunstancias implementadas por ustedes, banqueros, casas reales y políticos títeres y corruptos, que pretenden crear un nuevo orden mundial esclavizando a medio mundo y matando de hambre, enfermedades y guerras al otro medio, bajo un sistema piramidal, jerárquico e inhumano.

Por último, cuando alude a que "no nos falta experiencia ni ejemplos de superación en la historia de nuestra nación", me remito directamente al 2 de mayo de 1808. Antes eran las tropas de mamelucos de Napoleón el brazo armado del tirano europeo, pero ahora se trata de poderes supra-nacionales que toman forma en organismos ilegítimos y dictatoriales como el BCE o el FMI. Mucho cuidado, que la mala leche del pueblo español hace tiempo que quedó patente, y la paciencia tiene un límite.

Las cosas, siempre por su nombre, haga usted el favor, y no sea hipócrita. Y me ahorro lo de que piensa particularmente en los jóvenes, no vaya a ser que diga una barbaridad que esté fuera de lugar. Muchos de estos jóvenes asaltarían y prenderían fuego a su yate de lujo y a su palaciega y privada residencia de Marivent, pero, tiempo al tiempo...


Los rostros del mal

Sus caras nunca transmiten confianza, pocas veces tranquilidad y casi siempre falsedad o hipocresía, desasosiego y una profunda carencia de humildad y lo que es más grave, humanidad. Son aquellos que nos gobiernan estrangulando cada día más nuestra libertad, asesoran a quienes lo hacen o controlan las clavijas de esta insana economía especulativa y de libre mercado mediante la banca y las finanzas o el ponzoñoso mundo de las grandes corporaciones, llenándose los bolsillos a manos llenas. Dicen que mirando a una persona a los ojos, puede leerse el alma como si de un espejo se tratase. Creo que en el caso de estos ilustres personajes, se le quitan a uno las ganas de mirarles a los ojos nada más verles, y de lejos, por sus miradas de peligrosos y sádicos psicópatas. Creo también, que sus vidas estarían completamente vacías si no tuviesen el dinero o el maquiavélico e ilegítimo poder que ostentan. Con los tiempos que corren, lo único que generan ya es odio, indignación y un violento rechazo capaz de la peor de las náuseas. Algunos son sólo títeres usados por el poder. Otros, verdaderos exponentes del mal. Disfrutadlos, o más bien, padecedlos. Lamentablemente, es lo que hay. El pueblo es aún demasiado inmaduro o inconsciente para quitarles de en medio.





































Así, están más guapos...



jueves, 12 de julio de 2012

Calma Tensa

Ayer se conocieron las consecuencias fiscales que tendrá el rescate a España, muy pronto, provincia tributaria de Alemania y de la Troika. Jamás había escuchado en el Congreso de los Diputados, quejas y afirmaciones de la oposición tan contundentes y preocupantes como las que ayer tuve el gusto de escuchar, mientras Rajoy debía de soportar con sus habituales muecas de circunstancia, arropado por su prole pepera. Palabras como ladrones de negro y cuello blanco y dictadura de los mercados, o alusiones al BCE  o FMI como organismos anti-democráticos, tiránicos y fuera del control del pueblo y en manos de los especuladores y chorizos que gobiernan el mundo, me dejaron de piedra. Parece que al menos, incluso en el ambiente de los politicastros, se empiezan a llamar las cosas por su nombre y se empieza a decir la verdad, que no es otra que la imposición por la fuerza de un fascismo financiero a cara de perro, en el que el pueblo soporta los excesos de la codicia y el ánimo de lucro de la oligarquía financiera a la que algunos llaman ya SFI (Sinarquía Financiera Internacional).


El día dejó además impresionantes imágenes de la realidad a pie de calle. Una manifestante que apoyaba la marcha de los mineros en Madrid, herida en la cabeza y detenida poco después por las "fuerzas de la ley".


Por la noche, una segunda manifestación Pro-minera, terminó con cargas policiales en Sol, Preciados y Callao. 9 personas fueron detenidas por exigir democracia.


Nunca ha habido democracia, pero ahora, si cabe, la hay menos. Ya no se trata de que se salve a los bancos y no a la inmensa mayoría de los ciudadanos, que cómo hormigas y con su consumo, aunque sea cada vez más ajustado o de primera necesidad, son los que hacen posible que este putrefacto e injusto sistema siga vivo. Un sistema que está completamente fuera de control, merced a unos mercados que responden caprichosos a las ansias de enriquecimiento capitalista y a los juegos del Monopoly de un puñado de jerarcas, banksters y brokers. Por jugar, se juega cada día hasta con el precio de los alimentos más básicos. El mundo es un gran casino, y cada vez queda más claro que el poderoso caballero no es otro que Don Dinero, y que todo el poder que pueda existir en esta patética sociedad humana está y estará canalizado a través del mismo. Los tiempos venideros serán más que terribles. La violencia parece ya el  único camino y la única alternativa a la resignación y el sometimiento a este poder de facto. Buenos días a todos.




viernes, 6 de julio de 2012

Mejor en la cárcel

Volviendo anoche a casa en el clásico búho, escuché por la radio en RNE Madrid (88.2) un programa en el que al parecer la temática de la noche versaba acerca de las cárceles españolas en la actualidad, comparándolas con las de fuera de nuestro país. Durante el mismo, llamaron muchos ex-presidiarios y otros ciudadanos para exponer su opinión. Uno de ellos que había pasado 8 años en varias de ellas, fuera y dentro de nuestro país, señaló las terribles condiciones que tuvo que soportar durante su estancia en un centro de Milán, en el que debía de compartir celda con otros 8 reclusos sin poder salir de esta durante 23 horas al día. Más tarde fue a parar a la cárcel de Soto del Real, prisión que según relató, parecía un hotel al lado de su homóloga italiana. Pero si algo me llamó la atención, fue una segunda llamada de un hombre que había permanecido en una cárcel española durante 20 años. De todos es conocido que cumplir condena en una cárcel en este país, no resulta especialmente duro si ésta no es por asesinato, maltrato o violación, en cuyo caso se han reportado agresiones u amenazas de otros presos. En palabras de este hombre, estar en la cárcel por un delito común de robo o narcotráfico, podía considerarse un lujo, una suerte o "un privilegio tal y cómo están las cosas ahí fuera". 


La cárcel de Soto del Real, al norte de la Comunidad de Madrid. Cada vez que voy a a La Pedriza a disfrutar del sol y de unos refrescantes baños en el río, paso cerca de este espantoso lugar y me pongo en la piel de los presidiarios que cuentan, quizá sin saberlo, con un paraíso natural muy cerca de donde están confinados.


Según este señor, cumplir condena en España te garantiza comer bien y de calidad todos los días y además la posibilidad de acceder a un trabajo seguro y cobrar una cierta cantidad de dinero. Relató que muchos de los 75.000 presos que hay en este país son sudamericanos, que trabajando en el economato de la cárcel podían ganar hasta 300 euros al mes, suma que la mayoría mandaban a sus familias en sus países de origen para poder mantenerlas. También se puede acceder a servicios como piscina o gimnasio, y muchos disfrutan de televisores en sus celdas e incluso del uso de móviles privados. Cada preso en España le cuesta al gobierno unos 60 euros diarios. Si contamos el total, rondaría los 1650 millones de euros anuales el presupuesto total del Estado destinado al sistema penitenciario. Todo muy práctico, muy bonito y hasta esperanzador para muchos que se encuentren en unas condiciones económicas críticas, pues si oyeron este programa, seguro que estarán pensando en delinquir para ingresar en uno de estos paraísos "entremuros" que salpican aquí y allá nuestra geografía.


Una celda común en Soto del Real. La imagen es muy diferente a la que acostumbramos a ver en las películas.


Por mi parte, estuve una vez de visita al hermano de una ex-novia en la cárcel de Segovia y puedo asegurar que jamás cambiaría mi libertad por estar entre rejas, aunque estuviese famélico y vestido con harapos viviendo debajo de un puente. Además, considero realmente tristes estas declaraciones, y que uno sea capaz de replantearse la vida en una prisión a cambio de vender por ella su propia libertad, que es lo más sagrado y bello que puede tener un ser humano. Pero así están las cosas, este país es una vergüenza y funciona mal, se mire por donde se mire. Ahora también, parece que empieza a funcionar al revés. Y da la sensación de que se intenta instalar en el subconsciente colectivo, que la libertad sin dinero ya no es libertad. Ahora la libertad, puede encontrarse en las cárceles.

 No lo dudes amigo, si estás mal de dinero, roba un banco, asalta una joyería o trafica con cocaína. Roba, al igual que lo hacen nuestros sucios políticos y banqueros. Si tienes suerte, no te pillarán, y sino, no importa. Te darán dinero y comida bajo estricta vigilancia, aunque haciéndolo cercenen tu empobrecida e inútil libertad que ya no quieres para nada, incapaz como eres, de consumir. Pero date prisa, en Cataluña ya van a suprimir la merienda...