domingo, 28 de octubre de 2012

España, un pueblo de Zombis

Viendo la escasa afluencia de personas a las manifestaciones convocadas por la plataforma "Rodea el Congreso" o a cualquier otra de las decenas que se celebran cada semana, ha quedado suficientemente claro que la sociedad española vive sumida en un profundo letargo. Este estado catatónico del vulgo ciudadano me deja perplejo y a veces hasta me indigna más que el latrocinio diario al que nos somete la oligarquía inhumana que nos gobierna. Es verdaderamente escandaloso que ante el saqueo desvergonzado y continuo, las mentiras y la corruptela política que reinan en este asqueroso país, la respuesta de las calles sea prácticamente nula en cuanto a masa crítica se refiere. Es repugnante y triste, que mientras unos pocos miles de cabreados nos manifestamos pacíficamente en Neptuno, la inmensa mayoría de la población parezca vivir ajena a la realidad, ahogada en otra burbuja aparte o volcada en su cotidianidad consumista y ociosa. Da la sensación, de que la cosa no va con ellos, de que los afectados somos sólo unos pocos idiotas que acudimos a protestar ante un congreso vallado, sobreprotegido y armado hasta los dientes por centenares de policías.



Los líderes del PPSOE dan su opinión acerca de la iniciativa de Rodear el Congreso. La mayoría de la gente aún les hace caso.


Pero la realidad es otra. La realidad es que nosotros, los pocos que hemos decidido romper la dinámica pasiva, permisiva y despreocupada que triunfa en la sociedad, somos los que estamos luchando por los derechos de toda esta manada de borregos que se arrastran por las calles con horchata en las venas y sin espíritu alguno. La realidad es que ellos, los que se desentienden de todo, son las mayores víctimas de todas aquellas que están condenadas a un más que probable e inminente cadalso. Y esto es así, porque son víctimas por partida doble: No sólo lo son de los tiranos y jerarcas financieros y de todos aquellos magnates de lengua bífida que imponen su ponzoñoso dogma económico sobre la faz de la tierra, sino también, de su propia inconsciencia vital, de su mente diseñada para ser manipulada y perfectamente conducible. Toda esta gente, estos catetos que se creen que todo lo que está pasando no les atañe, que piensan que la crisis pasará y que todo seguirá igual que siempre, merecen pegarse la ostia del siglo, en cuanto el expolio y la miseria llamen a sus puertas. Y esto no tardará en ocurrir, a la vista de los amenazadores acontecimientos que se están sucediendo en este país y en el resto del planeta. Quien no quiera ver que la democracia es una quimera y que estamos a las puertas mismas de un Nuevo Orden Mundial fascista y represor que traerá hambre, enfermedad, guerras, dolor y sobre todo mucho sufrimiento, o bien es un idiota sin materia gris en la cabeza, o bien, no tiene ojos en la cara.



El mayor fascista de la historia "democrática" de nuestro país, también opina al respecto. Interesantes palabras del señor Aznar.


Por tanto, no vale la excusa del trabajo o el esconder el rabo ante el empresario cabrón, negrero y explotador, al igual que tampoco valen las malas condiciones climáticas, la lejanía, quedarse cuidando del perro o cualquier otra patraña esgrimida para no participar en estas protestas completamente legítimas y acuciantemente necesarias. Ni siquiera el miedo, capaz de paralizar el cuerpo y la mente, puede aceptarse como argumento para darle la espalda a un destino cada día más negro e incierto, aunque lo estén promoviendo con tanta manipulación y represión policial. Porque si no actuamos pronto y la masa no despierta de su abúlico e irreal sueño, pronto pasaremos de la pseudodemocracia vigilada actual, a la dictadura más obscena e impersonal que haya existido jamás, en un mundo sin salida. La cosa es realmente grave. El puñetero y cansino fútbol, la estúpida fiesta de Halloween y los sempiternos bares de copas, pueden esperar, es más, deben esperar. Y deben hacerlo, por el bien de todos.



video
"Canto a la Libertad", del para siempre recordado Jose Antonio Labordeta, tocado y cantado ayer por la filarmónica y el coro del 15-M. Sin duda un momento histórico y el más emocionante de toda la noche.


2 comentarios:

  1. No merece la pena ni cabrearse por todo este populacho pasota e indiferente. Yo estuve el sabado creyendo que iba a ser multitudinaria por los malos datos de desempleo conocidos el viernes, pero nada más lejos de la realidad. Así es como somos. Viendo esto no merecemos ni quejarnos siquiera, tenemos lo que nos hemos buscado. Un saludo amigo

    ResponderEliminar
  2. Buen diagnóstico lobo, entiendo tu cabreo, pero transfórmalo o les servirá a los de siempre, por que lo del humor los llevas genial!

    Busquemos la cura día a día!

    Un abrazo resistente!

    ranwo
    El Mundo Despierta
    http://mundodespierta.com/

    ResponderEliminar